Hoy finalizamos los consejos (aquí tienes todos los anteriores: primero, segundo y tercero) para planificar la declaración de renta de 2017 con una serie de recomendaciones si eres empresario o profesional, si haces aportaciones o recibes prestaciones de sistemas de previsión social y otras que hemos denominado “un poco de todo”.

Si eres empresario o profesional:

  1. Si eres empresario o profesional y trabaja desde casa, podrás deducir los gastos de titularidad del inmueble en proporción a los metros cuadrados que destines a la actividad, como son el IBI, la comunidad de vecinos, tasas, etc. Asimismo, podrás deducir un porcentaje, según el tiempo que destine al desarrollo de la actividad, de la parte de vivienda utilizada en la misma sobre los gastos de suministros como Internet, luz, agua o calefacción. En 2018 la ley fija ese porcentaje en el 30% para  evitar litigiosidad.
  2. Si realizas actividades económicas y determinas el rendimiento neto en estimación directa, y piensas que crearás empleo en 2017 y 2018 respecto a 2016, contando con que puedas beneficiarte del régimen especial de empresas de reducida dimensión, te interesará invertir en elementos nuevos del inmovilizado material o de las inversiones inmobiliarias que podrás amortizar libremente hasta en 120.000€/año por cada persona/año de incremento de plantilla.
  3. Si pretendes realizar gastos de atenciones a clientes y proveedores antes de que termine el año y vas a superar en este tipo de gastos los 2.000€ anuales, te puede interesar aplazar el exceso de ese importe a 2018, ya que está limitado el gasto deducible por este concepto a la citada cantidad.
  4. Si eres empresario y profesional y te desplazas por motivos de trabajo fuera del domicilio de la actividad y te tienes que pagar la manutención, podrás deducirte ese gasto siempre que esté justificado por factura y sea necesario. No obstante, a partir de 2018 estos gastos se podrán deducir con los límites establecidos para las dietas exceptuadas de gravamen reguladas en el Reglamento y que se paguen con tarjeta.
  5. Si determinas el rendimiento neto de tu actividad por estimación objetiva, y en 2018 vas a poder seguir haciéndolo porque no prevés superar los límites en este año, es el momento de echar cuentas y ver si tu rendimiento neto real supera o no llega al que te sale por módulos. En el segundo caso le podría interesar renunciar al régimen, teniendo en cuenta que la estimación directa conlleva obligaciones formales mayores.

Si haces aportaciones o recibes prestaciones de sistemas de previsión social:

  1. Si ya has agotado tu límite de aportación a sistemas de previsión social, pero estás casado y tu cónyuge obtiene rentas del trabajo y de actividades económicas que no llegan a 8.000€, también puedes aportar hasta otros 2.500€ al plan de tu cónyuge y esa aportación servirá para reducir su propia base imponible.
  2. Si durante su vida laboral hiziste aportaciones a sistemas de protección social y te has jubilado, te interesa pensar muy bien cuánto y cómo cobra las prestaciones. En general te interesará cobrar al ejercicio siguiente al de la jubilación, así no acumulará esta renta con los salarios percibidos por su trabajo que, seguramente, son más elevados que la pensión de jubilación.
  3. Si la contingencia de jubilación o discapacidad acaeció en 2010 o anteriores, no has cobrado prestaciones y quieres beneficiarte de un rescate en forma de capital con la reducción del 40 por 100 por las prestaciones correspondientes a aportaciones anteriores a 2007, debes tener en cuenta que el plazo máximo para esta ventaja expira el 31 de diciembre de 2018.
  4. Si te jubilas activamente tienes la posibilidad de rescatar el sistema de previsión y la contingencia se entiende acaecida en esa fecha. Por el contrario, si no se rescata el plan de pensiones durante la etapa de jubilación activa, se considerará que la contingencia acaece cuando concluye la relación laboral y se accede a la jubilación total. En general, será más interesante esperar a la jubilación total porque la prestación se acumulará a rentas inferiores.
  5. El importe de las prestaciones que no rescates en forma de capital será rescatado en forma de renta, cuando quieras, por lo que te convendrá fraccionarlo para no verte perjudicado por la progresividad de la tarifa.
  6. Si ha percibidos prestaciones en forma de capital en más de un periodo impositivo, la reducción solo procede en uno de ellos, a tu elección.
  7. Si te has jubilado en 2015, ten en cuenta que si todavía no has rescatado el sistema de previsión social en forma de capital, para hacerlo aprovechando la reducción del 40% solo tienes de plazo hasta el 31 de diciembre de este año.

Un poco de todo:

  1. Si tienes pensado prestar o recibir un préstamo sin intereses en lo que queda de año, te conviene formalizarlo en documento público o en contrato privado y llevarlo a liquidar por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (por ello no tendrá que pagar nada al estar exenta esta operación). De esta manera podrás destruir la presunción de onerosidad y evitar que la operación se califique de donación.
  2. Si ere aficionado a juegos diferentes de los tradicionales, que son los que tributan por el gravamen especial, por ejemplo, a jugar on-line, en casinos, en bingos, etc., te conviene acumular las pruebas de tus pérdidas, y así solo tendrás que tributar por las ganancias netas.
  3. Aprovecha las buenas obras a través de donativos para rebajar tu cuota a pagar. Para ello es interesante hacer aportaciones constantes o crecientes a las mismas entidades beneficiarias que lo venías haciendo.
  4. Si estás pensando en transmitir en vida de manera lucrativa tu negocio familiar a tus descendientes o las participaciones en una sociedad familiar, la ganancia patrimonial generada no tributará siempre que se cumplan los requisitos para aplicar la reducción del 95 por 100 en la transmisión de la empresa familiar en los términos regulados en la normativa del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, con independencia de que aplique la normativa autonómica por ser más favorable.
  5. Si durante 2017 te han expropiado un inmueble y se ha tramitado por el procedimiento de urgencia, la alteración patrimonial debe imputarse cuando, realizado el depósito previo, se procede a la ocupación del bien expropiado, y no cuando se pague el justiprecio. Si la expropiación no se ha producido por el carácter de urgencia, la ganancia se imputa cuando fijado y pagado el justiprecio se proceda a la consecuente ocupación.