En días pasados enumerábamos las principales novedades que la nueva ley de autónomos contenía (aquí).

En esta entrada vamos a tratar en detalle dos medidas para clarificar la deducibilidad de los siguientes gastos:

  1. Gastos de suministros de la vivienda parcialmente afecta a actividad económica.
  2. Gastos de manutención incurridos en el desarrollo de la actividad.

GASTOS DE SUMINISTROS DE VIVIENDA

Cuando el autónomo trabaje parcialmente desde su casa se podrá deducir los gastos de suministros (agua, gas, electricidad, telefonía e internet, etc.) en el porcentaje que resulte de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad económica respecto de su superficie total.

Ejemplo: Abogado que tiene una vivienda de 150 m2 y afecta 50 m2 como despacho profesional, es decir el 33,33%. Se podrá deducir el 30% de 50/150 = 10%

No obstante, se podrá probar un porcentaje superior o inferior.

GASTOS DE MANUTENCIÓN

Los gastos de manutención del propio contribuyente incurridos en su actividad económica, serán deducibles siempre que se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería y se abonen utilizando medios electrónicos de pago, con los límites siguientes (los establecidos reglamentariamente para las dietas y asignaciones para gastos normales de manutención de los trabajadores): 

  • 26,67 euros al día, si el gasto se produce en España. 
  • 48,08 euros diarios si es en el extranjero.

 Estas cantidades serán el doble si el autónomo pernocta fuera de su municipio de trabajo.