El pasado 11 de enero de 2019 la Dirección General de la Agencia Tributaria (AEAT) publico las directrices del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero 2019.

Entre otras medidas la AEAT va a incrementar el control y la actualización de la información censal de la sociedades inactivas o con escasa o nula actividad.

La AEAT señala que estas sociedades inactivas ha sido simplemente abandonadas por sus administradores y socios sin haber realizado los actos jurídicos necesarios para la extinción y disolución de la persona jurídica.

Las consecuencias para este tipo de comportamientos, que la AEAT califica como insolidarios, son:

  1. Cierre de la página del Registro Mercantil.
  2. Revocación del CIF, lo cual impide la continuidad de la vida fiscal de la sociedad.
  3. Baja en el Índice de Entidades.

Si bien estas medidas ya han sido utilizadas en el pasado, en 2019 van a ser ampliadas con el objetivo de depurar los censos, de forma que solo aquellas sociedades que realmente intervienen en el mundo comercial mantengan su plena vida jurídico – fiscal.

También la AEAT hará un seguimiento de las insolvencias aparentes. Así se investigará especialmente la participación de deudores aparentemente insolventes en la creación de sucesivas sociedades mercantiles que incumplen el pago de sus obligaciones tributarias corrientes.

Para finalizar, se intensificarán las acciones de derivaciones de responsabilidad, que es unas de las herramientas que se ha mostrado más eficaz como instrumento de prevención y control del fraude en la fase recaudatoria.